Reporteros sin fronteras

Portada - clasificación Mundial

clasificación Mundial 2009

1001

Africa

Entre crisis políticas y violencias, los periodistas africanos a merced de la inestabilidad del continente

El Cuerno se hunde, Madagascar y Gabón caen, Zimbabue progresa


De nuevo este año, el Cuerno de África ha sido la región del continente más afectada por los perjuicios a la libertad de prensa. Eritrea (175º), donde ningún medio de comunicación independiente se tolera y donde 30 periodistas están encarcelados, es decir tanto como en China o en Irán, a pesar de una población infinitamente menos numerosa, se mantiene en el último rango mundial, por tercer año consecutivo. En cuanto a Somalia (164º), que se queda poco a poco sin sus periodistas, es el país más mortal del mundo para la prensa, con seis profesionales de los medios de comunicación asesinados entre el 1 enero y el 4 julio.

El año 2009 ha confirmado que, en algunos países africanos, la democracia esta establecida en unas bases sólidas y que el respeto de las libertades está garantizado. En otros países en cambio, las crisis políticas y la inestabilidad han dificultado mucho el trabajo de los periodistas y de los medios de comunicación.

En Madagascar (134º) por ejemplo, que pierde este año cuarenta puestos, los medios de comunicación fueron atrapados por el enfrentamiento entre el presidente derrocado Marc Ravalomanana y el presidente de Alta Autoridad de Transición, Andry Rajoelina. Censura, saqueos y desinformación originaron el descenso de la isla, donde un joven periodista fue asesinado mientras cubría una manifestación popular. En Gabón (129º), el silencio mediático instaurado por las autoridades en cuanto al estado de salud de Omar Bongo antes de su muerte y el clima deletéreo envolviendo la elección presidencial del mes de agosto socavaron el trabajo de la prensa. La República del Congo (116º) registra un retroceso de veinticuatro puestos, principalmente a causa de la muerte aún misteriosa del periodista de la oposición Bruno Jacquet Ossébi y del acoso sufrido por varios corresponsales de la prensa extranjera durante la votación presidencial del 12 julio. Finalmente, si bien en Guinea (100º) la situación ha podido parecer relativamente tranquila a lo largo del año, los acontecimientos trágicos del 28 septiembre y las amenazas explícitas dirigidas actualmente a los periodistas por los militares alimentan vivas preocupaciones.

Algunas transiciones fueron menos perjudiciales para la libertad de prensa. La elección del general Mohamed Ould Abdel Aziz en Mauritania (100º) tuvo lugar sin mayores incidentes para la prensa, aunque el encarcelamiento de un director de sitio Internet mancha la imagen del país. En Guinea Bissau (92º), los asesinatos del jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas y luego del presidente Joao Bernardo Vieira implicaron desde luego el cierre temporal de algunos medios de comunicación y provocó la huida de varios periodistas preocupados, pero el retroceso sigue siendo moderado.

Los Estados donde la violencia causa estragos están estancados en el último tercio de la clasificación. Nigeria (135º) y la República Democrática del Congo (146º) viven al ritmo de las agresiones y de los arrestos arbitrarios.En Bukavu, capital de la provincia de Kivu del Sur, dos periodistas de radio fueron asesinados.

A causa de un refuerzo del control de la información al acercarse las elecciones de 2010 -suspensión temporal de medios de comunicación locales e internacionales, condena de periodistas a penas de prisión -, Ruanda (157º) no termina de hundirse. Le pisa los talones al "Kuwait de África", Guinea Ecuatorial (158º), donde el único corresponsal de la prensa extranjera ha permanecido cuatro meses en la cárcel por "difamación".

En África occidental, Mamadou Tandja y Yahya Jammeh, los jefes de Estado nigeriano y gambiano, se disputaron el peor puesto. Éste fue concedido finalmente a Níger (139º), que pierde nueve puestos mientras que Gambia (137º), una vez más, paga por la intolerancia de su Presidente, quien no vaciló a la hora de mandar a la cárcel a los seis periodistas más famosos del país antes de multiplicar insultos y provocaciones públicas en su contra.

En Zimbabue (136º) parece que por fin se relaja el cerco que pesaba sobre la prensa. El secuestro y luego el encarcelamiento escandaloso, durante largas semanas, de la ex periodista Jestina Mukoko ensombrece el panorama, pero la declaración por el gobierno de unidad nacional, este verano, del regreso de la BBC, de CNN y del diario independiente The Daily News nos da esperanza.

Finalmente, el pelotón de cabeza sigue siendo el mismo que en 2008, con Ghana (27º), Mali (30º), Sudáfrica (33º), Namibia (35º) o bien Cabo Verde (44º) entre los cincuenta primeros países más respetuosos de la libertad de prensa. Gracias a una alternancia democrática lograda con la elección, en enero de 2009, de John Atta-Mills, sucesor de John Kufuor, Ghana le arrebata el primer puesto africano a Namibia, donde una periodista sudafricana tuvo que pasar una noche en detención preventiva antes de soltarla a cambio del pago de dos fianzas.

Américas

El Cono Sur alcanza el Norte y América Central se hunde


Aún falta para que termine el proceso de adopción de una "ley-escudo" que garantiza el secreto de las fuentes a nivel federal en Estados Unidos (20º). Pero se acabaron los encarcelamientos de periodistas o las trabas puestas a las libertades públicas en nombre de la seguridad nacional, igual que en la era Bush. Así pues, el país encabeza de nuevo la clasificación, de acuerdo con el verdadero papel de contrapoder desempeñado tradicionalmente por la prensa.

La otra evolución que destacar concierne evidentemente Honduras (128º), ya de por sí con mala clasificación, donde el golpe de Estado del 28 junio 2009 le costó caro a la libertad de prensa. Predador de los medios de comunicación que no gozan de su favor, el gobierno golpista desplegó una verdadera estrategia de "silencio" de la información en detrimento de la prensa internacional. De nuevo en América central, la inseguridad reinante ya minaba un país como El Salvador (79º), donde las Maras castigaron a la prensa antes del asesinato del documentalista Christian Poveda (que ocurrió después del período de la presente clasificación). Toma un cariz alarmante en Guatemala (106º). En Nicaragua (76º), las tensiones entre la prensa y el gobierno de Daniel Ortega explican en parte una clasificación inferior a la del año pasado.

El otro retroceso importante concierne Venezuela (124º), que cuenta con un periodista asesinado en un contexto de inseguridad elevada, y donde el gobierno de Hugo Chávez modifica permanentemente las reglas para eliminar progresivamente cualquier prensa crítica del paisaje audiovisual hertziano. La confiscación inopinada, en agosto de 2009, de las frecuencias de 34 canales y emisoras regionales, responde directamente a este objetivo. El país, ya en mala posición en la clasificación anterior, se encuentra ahora entre los países peor considerados del continente en materia de libertad de prensa, no muy lejos de Colombia (126º) y México (137º ex aequo). En estos dos países, la violencia ambiente, que genera autocensura y temas tabús, se debe también y por mucho a los representantes de la fuerza pública. México, sumido desde 2006 en un cuasi estado de guerra con la vasta ofensiva federal contra el narcotráfico, mantiene su triste rango de país más peligroso del continente para la seguridad de los periodistas, con 55 asesinados desde el año 2000, de los que nueve murieron a partir de enero de 2009.

Sólo Cuba (170º), inamovible dictadura del continente donde la libertad de prensa es inexistente, lo supera en las profundidades de la clasificación. Las escasas esperanzas suscitadas por el acceso oficial de Raúl Castro a la presidencia, en febrero de 2008, se perdieron rápidamente. Dos nuevos encarcelamientos, llevando a 25 el número de periodistas detenidos en la isla, frecuentes bloqueos de sitios e interpelaciones a blogueros muestran de forma más general una ausencia de evolución de la situación de los derechos humanos y de las libertades.

En el Caribe, la República Dominicana (98º) pierde nuevos puestos a causa de un índice de violencia elevado y de una agravación de los procedimientos abusivos contra los medios de comunicación. Sin tener la misma amplitud, estos dos factores, a los que se añaden unas medidas de censura administrativa y el encarcelamiento de un periodista, provocan el retroceso de Ecuador (84º) donde las agresiones están en alza. La tendencia se invirtió en Bolivia (95º), que vuelve a subir en la clasificación después de una gran caída en 2008. Aunque la "guerra mediática" aún no ha terminado del todo, el gobierno ha reanudado poco a poco un diálogo con una prensa que también tiene su parte de responsabilidad en la crisis política del año pasado, sobre todo en los departamentos administrados por la oposición autonomista. Poseedor durante mucho tiempo de récord en las agresiones ordinarias contra los periodistas, Perú (85º) vuelve a subir en la clasificación a pesar del reciente cierre de un medio de comunicación por orden del gobierno.

Tradicionalmente marcados por la inseguridad y la precariedad de la condición de los periodistas, Paraguay (54º) y Haití (57º ex aequo) suben en la clasificación. En los dos países, la violencia contra los medios de comunicación ha retrocedido y la prensa se atreve un poco más a cubrir algunos temas sensibles. Guyana (39º ex aequo) debe su escalada hacia las alturas de la clasificación, con casi un empate con Surinam (42º), a un aplacamiento del ambiente pleitista y al final del boicot contra algunos medios de comunicación por parte del Estado, aunque éste conserve su monopolio sobre el espacio radiofónico. La costumbre del pluralismo, la democratización del paisaje mediático y, a veces, el descenso de algunos abusos de autoridad y otros intentos de censura justifican la muy buena clasificación de Argentina (47º) y de Uruguay (29º), que están en pie de igualdad con muchos países europeos. Uruguay incluso le quita a Costa Rica (30º) el puesto de país latinoamericano mejor considerado, supera Chile (39º ex aequo) y le pisa los talones a Jamaica (23º) y a Trinidad y Tobago (28º), donde la prensa sigue siendo una institución respetada. Potencia regional, Brasil (71º) por fin se ha liberado, el 1 mayo 2009, de la Ley de prensa heredada de la dictadura militar, y se beneficia de los esfuerzos llevados a cabo por el gobierno Lula en materia de acceso a la información. A pesar de esas evoluciones positivas, el país no ha terminado con una violencia persistente contra los medios de comunicación en las grandes conurbaciones y en las regiones Norte y Nordeste. La censura preventiva sigue siendo tenaz en algunos Estados donde las autoridades acaparan los medios locales. Las diligencias combinadas con multas exorbitantes también conciernen Canadá (19º), que pierde unos puestos, pero sigue encabezando la clasificación a nivel del continente.

Asia

El autoritarismo impide la mejora de la libertad de prensa en Asia

En neto progreso : Maldivas ; la caída más grande : las islas Fiyi


Este año otra vez, los abusos de autoridad políticos perjudicaron mucho la libertad de prensa. Así pues, un golpe de Estado militar ha hecho perder a las islas Fiyi (152º) 73 puestos. Los militares se instalaron durante varias semanas en las redacciones para censurar los artículos antes de su publicación y unos periodistas extranjeros fueron expulsados. En Tailandia, el enfrentamiento sin fin entre "camisas amarillas" y "camisas rojas" tuvo un efecto muy negativo en el trabajo de la prensa. El reino se posiciona hoy en el puesto 130.

El autoritarismo de los gobiernos establecidos, por ejemplo en Sri Lanka (162º) o en Malasia (131º), impide que los periodistas informen correctamente de los temas sensibles tales como la corrupción o los abusos contra los derechos humanos. El poder de Colombo mandó condenar a un periodista a 20 años de prisión y obligó a que se que exiliasen otras decenas de ellos. En Malasia, el Ministerio del Interior impone censura y autocensura amenazando a los medios de comunicación con retirarles su licencia y a los periodistas con estancias en la cárcel.

La guerra y el terrorismo hacen estragos y colocan a los periodistas en una situación de precariedad extrema. Afganistán (149º) está minado por tantas violencias y amenazas de muerte de los talibanes, pero también por los arrestos no justificados cometidos por las fuerzas de seguridad. Asimismo, Pakistán (159º), a pesar de tener un paisaje mediático dinámico, sufre muchos asesinatos de periodistas y agresividad por parte de los talibanes y de algunos sectores del ejército. El país comparte con Somalia el récord del mundo de periodistas asesinados a lo largo del período estudiado.

Los países menos respetuosos son, evidentemente, Corea del Norte, miembro del "trío infernal" de final de clasificación; Birmania, saturada de censura previa y encarcelamientos; y Laos, dictadura inmóvil donde ningún medio de comunicación privado está autorizado.

En plena evolución, particularmente en cuanto a los medios de comunicación, China (168º) sigue siendo muy mal clasificada a causa de los encarcelamientos repetidos, sobre todo en Tíbet, de la censura de Internet y del nepotismo de las autoridades centrales y provinciales. De la misma manera, en Vietnam (166º), el partido único tiene en el punto de mira a periodistas, blogueros y militantes de la libertad de prensa por sus escritos sobre los favores que concede a China.

En el capítulo de las buenas noticias, Maldivas (51º), beneficiándose de una transición democrática exitosa, gana 53 puestos. De la misma manera, Bután (70º) ha vuelto a ganar cuatro puestos gracias a nuevos esfuerzos a favor del pluralismo.

Las escasas democracias del continente ocupan muy buenos puestos. Así pues, Nueva Zelanda (13º), Australia (16º) y Japón (17º) están clasificados entre los veinte primeros. El respeto de la libertad a informar y la ausencia de violencias apuntando a los periodistas les permiten a estos países ser líderes en Asia.

En cambio, Corea del Sur (69º) y Taiwán (59º) han sufrido una caída este año. Corea del Sur pierde 22 puestos a causa del arresto de varios periodistas y blogueros y de los intentos de control de los medios de comunicación críticos por parte del gobierno conservador. En Taiwán, el nuevo partido en el gobierno también intentó influenciar a los medios de comunicación públicos y privados, y las violencias cometidas por algunos activistas perjudican la libertad de prensa.

Dos recién llegados en la clasificación 2009 vienen del continente Asia-Oceanía. Papuasia-Nueva Guinea (56º) en un puesto muy honorable si tenemos en cuenta que es un país en desarrollo; y el sultanato de Brunei (155º) se encuentra en el tercio malo de la clasificación por la ausencia de prensa independiente.

Europa y la ex URSS

El modelo europeo quebrantado, Rusia náufraga


Por primera vez desde el año 2002, el pelotón de cabeza de la clasificación mundial de la libertad de prensa ya no es tan europeo. Sólo quince de los veinte primeros países son del "viejo continente", contra dieciocho en 2008.

Entre ellos, una aplastante mayoría -once-, son miembros de la Unión Europea (UE), a semejanza de los tres mejores galardonados de la clasificación, Dinamarca, Finlandia e Irlanda. Otro Estado miembro, Bulgaria, sigue, desde su adhesión en 2007, su descenso y se posiciona en el puesto 68 (en vez de 59 en 2008). Es el país de la Unión peor clasificado. Eslovaquia registra, en cuanto ella, la baja más fuerte en este espacio con treinta y siete puestos perdidos (44º). Una evolución esencialmente imputable a las consecuencias de la adopción, en 2008, de una ley imponiendo un derecho automático de réplica, y al intervencionismo de las autoridades en las actividades de la prensa. Entre los países candidatos a la adhesión, Croacia (78º) y Turquía (122º) pierden respectivamente treinta y tres y veinte puestos comparado con el año anterior.

Una constatación que también se aplica a Bulgaria y a Italia (49º), siendo éste el país peor clasificado de los seis miembros fundadores de la UE. Las presiones ejercidas por un Cavaliere con un intervencionismo exacerbado, violencias de la mafia contra unos periodistas que exponen sus actuaciones a la luz del día, así como el examen de un proyecto de ley limitando drásticamente el uso de las escuchas administrativas por la prensa, justifican este desplazamiento. Francia no sale mejor del apuro. El Hexágono se sitúa en el puesto 43 y registra una pérdida de ocho puntos, consecuencias no sólo de las imputaciones, detenciones provisionales y los registros en los medios de comunicación, sino también de la injerencia de las autoridades políticas, sobre todo del jefe de Estado, Nicolas Sarkozy.

Los países más represivos de la región, Uzbekistán (160º) y Turkmemistán (173º), no han experimentado sensibles cambios, al igual que sus periodistas sometidos a la censura, a la arbitrariedad y a las violencias. El diálogo entablado sobre todo con la Unión Europea, parece dar sus frutos en términos de derechos humanos y se puede temer que la libertad de expresión pague las consecuencias de la carrera a la seguridad energética. Uzbekistán y Turkmemistán son dos Estados ricos en recursos naturales, entre otros en hidrocarburos.

La posición de Rusia (153º) se deteriora y retrocede de doce puntos, pasando por primera vez detrás de la República de Belarús. Tres años después de la muerte de Anna Politkovskaïa, los asesinatos de periodistas y defensores de los derechos humanos permitiendo informar a la población, pero también las violentas agresiones de representantes de la prensa local, son las razones esenciales de esta caída. La nueva aparición arrasadora de tabús, censura, pero también el triunfo de la impunidad para los asesinatos de periodistas también contribuyen a esta mala clasificación.

En el espacio postsoviético, excepto Georgia (81º), y, en menor medida, la República de Belarús (151º), la degradación de la situación de la libertad de prensa es casi general y los indicadores están en rojo. Minsk se ha comprometido a una relativa y prudente liberalización de sus relaciones con la prensa, en el marco de un diálogo renovado con la Unión Europea. Es difícil predecir si este superficial escalofrío tiene futuro o si sólo se tratará de un episodio sin consecuencias. En cuanto a Georgia, su remontada al puesto 81 se explica por la ausencia de conflicto en el período estudiado, aunque las tensiones políticas siguen teniendo un impacto sobre la actividad de los órganos de prensa. También en Transcaucasia, Armenia (111º) cae sensiblemente, a causa de las múltiples agresiones a periodistas observadas y de las crispaciones políticas que siguen pesando en la sociedad y en los medios de comunicación. El vecino azerbaiyano no experimenta ninguna evolución, con una situación de la libertad de prensa realmente preocupante, tal como lo indican los resultados del monitoring de la cobertura por la prensa de la campaña para las elecciones presidenciales de noviembre de 2008, así como la prohibición de varias radios extranjeras (BBC, Radio Free Europe y Voice of America) por decisión del Consejo Nacional de Televisión y Radio.

La deterioración de la libertad de prensa se confirma en Asia central. Una tendencia que afecta particularmente a Kazakstán (142º) y Kirguistán (125º) que retroceden los dos de más de quince puestos. El gigante del gas de la región se ha distinguido por la multiplicación de las diligencias en contra de la prensa independiente o de la oposición retomando prácticas muy conocidas, las de multas exorbitantes causando el cierre de los títulos apuntados. Intimidaciones, violencias contra profesionales de los medios de comunicación, así como la prórroga de una ley que asimila los sitios Internet con medios tradicionales y los somete a las mismas restricciones de cobertura han contribuido ampliamente al muy mal puesto de Kazakstán, el peor desde la creación de la clasificación de libertad de prensa en 2002. Kirguistán suscita muchas preocupaciones tras una recrudescencia de las agresiones contra periodistas, intimidaciones llevando algunos a exiliarse, una campaña electoral con cobertura parcial y presiones ejercidas a las radios extranjeras que deben conseguir un acuerdo previo de las autoridades para emitir sus programas.

En Turquía, la explosión de los casos de censura, entre otros contra los medios de las minorías, principalmente kurdos, y la voluntad de miembros de las instituciones estatales, del ejército, o de la justicia, por conservar un monopolio en unas cuestiones de interés general, explican esta degradación. En Croacia, compitiendo para una próxima integración a la UE, el clima de tensión persiste cuando se trata de evocar las relaciones serbocroatas. Los periodistas que transgreden este tabú son demasiado a menudo víctimas de violencias. Las organizaciones criminales de tipo mafioso también son responsables de perjuicios a la integridad física de los profesionales de los medios de comunicación.

Oriente Medio / África del Norte

Un continente peor considerado aún... con la caída de Israel


Israel desplomado por la operación ‘plomo fundido’
¡Es la primera vez que Israel (territorio) no encabeza la clasificación de la libertad de prensa en Oriente Medio, superado por Kuwait y Líbano! Aunque los medios de comunicación israelíes sean conocidos por su gran libertad de tono y sus minuciosas investigaciones en temas sensibles, la censura militar sigue en vigor. Los arrestos de periodistas (incluso israelíes), su condenación, incluso su deportación, justifican la caída de Israel en la clasificación. Israel (fuera del territorio) también cara y a causa de la operación "plomo fundido", durante la que el ejército israelí bombardeó edificios donde se encontraban medios de comunicación palestinos. Durante toda la ofensiva, los medios extranjeros e israelíes se vieron prohibir el acceso a la Franja de Gaza.

Irán a las puertas del trío infernal (172º)
Irán se sitúa ahora en el umbral del "trío infernal" de los países más represivos en materia de libertad de prensa. En 2009, la situación se deterioró considerablemente con la muerte del bloguero Omidreza Mirsayafi en la prisión de Evin y con el arresto de la periodista irano-estadounidense Roxana Saberi, luego con la represión del movimiento de protesta que siguió la reelección de Mahmud Ahmadineyad, el 12 junio, a la presidencia de la República islámica. Muchos periodistas fueron arrestados. Un auténtico juicio estalinista se puso en marcha en Teherán, durante el que los derechos elementales de los acusados fueron pisoteados, y lo siguen estando.

Yemen prosigue su descenso en las profundidades de la clasificación (167º). Los periodistas pagan las consecuencias de la política de la Tierra Quemada llevada por las autoridades contra cualquier forma de separatismo, en el Norte contra la rebelión zaidita, pero también en el sur del país. Desde el mes de mayo, el gobierno de Saleh consiguió reducir cada vez más la libertad de expresión, imponiendo silencio en lo que atañe a las operaciones militares.

Misma tendencia a la baja en Siria (165º) donde la situación de la libertad de prensa es muy preocupante, con sin embargo un menor recurso a las violencias físicas. El cerco de la represión se estrecha cada vez más, recortando los débiles espacios de libertad que les quedaban a los medios de comunicación independientes o de la oposición.

El año 2009 ha sido marcado por un nuevo retroceso de la libertad de prensa en Libia (156º). En efecto, aunque periódicos extranjeros y árabes fueron autorizados a entrar en el país, la nacionalización de las dos publicaciones privadas creadas en el año 2007 por la sociedad Al-Ghad, que pertenece al hijo de Muammar Kadhafi, Seif Al-Islam, así como el cierre de los locales de la cadena Al-Libya constituyen unas de tantas trabas a la libertad de expresión en un país que la tolera mal.

La situación de los periodistas en Irak (145º) ha evolucionado dado que el peligro ya no es el mismo. Bien se podría decir que las amenazas determinadas de milicias u organizaciones terroristas han desaparecido. Los periodistas iraquíes se enfrentan sobre todo a la hostilidad de las autoridades o de hombres políticos que prohíben a los medios de comunicación el acceso a algunas zonas. Los abusos en procedimientos o las diligencias por "difamación" contra periódicos que denunciaron casos de corrupción han llegado a ser moneda corriente. Tampoco se salvan los medios de comunicación conocidos como progubernamentales.

La existencia de dos votaciones importantes fue marcada por una recrudescencia de las agresiones contra los periodistas de Magreb. En Argelia (141º), los juicios contra los medios de comunicación se han multiplicado. En Túnez, la capa de plomo del régimen del presidente Ben Ali sofoca a la prensa independiente (154º).

Marruecos sigue cayendo, lo que empezó hace tres años (127º). El palacio real se crispa en cuanto a las ‘líneas rojas’ que no se deben franquear, cambiando de método para acallar a la prensa. Al igual que en muchos otros regímenes, el arma financiera se convierte en el medio privilegiado de represalias contra periodistas demasiado audaces. La prensa marroquí está más amenazada por las multas exorbitantes infligidas a las redacciones que por las penas de prisión.

Desgraciadamente, poca evolución en los países del Golfo : el Estado acapara el terreno mediático con la ausencia casi total de prensa independiente, un monopolio de las familias reinantes en la televisión, la radio, la impresión y la distribución de los periódicos, y una autocensura sistemática.

El efecto Obama en Estados Unidos, mientras Europa sigue retrocediendo
Israel en caída libre, Irán a las puertas del trío infernal

Versión para imprimir de este documento ImprimirEnviar la referencia de este documento por email enviar françaisEnglish

"La libertad de prensa se debe defender en cualquier lugar del mundo, con la misma fuerza y la misma exigencia", declara Jean-François Julliard, con motivo de la publicación de la octava clasificación mundial de la libertad de prensa por parte de Reporteros sin Fronteras, el 20 octubre 2009.

"Es inquietante constatar que unas democracias europeas tales como Francia, Italia o Eslovaquia siguen, año tras año, perdiendo puestos en la clasificación. Europa debe demostrar ejemplaridad en materia de las libertades públicas. ¿Cómo denunciar las violaciones cometidas en el mundo si no se está irreprochable en su propio territorio? El efecto Obama, que permitió a Estados Unidos subir 16 puestos, no basta para tranquilizarnos. Al final de la clasificación, nos preocupa particularmente la situación en Irán. El país se acerca de manera peligrosa al trío infernal en cuanto a la libertad de prensa, constituido desde hace años por Eritrea, Corea del Norte y Turkmemistán", añade el secretario general de la organización. La clasificación mundial de la libertad de prensa se establece igual que todos los años por Reporteros sin Fronteras, gracias a los centenares de periodistas y expertos en medios de comunicación que contestaron a su cuestionario. Toma en cuenta las violaciones de la libertad de prensa cometidas entre el 1 septiembre 2008 y el 31 agosto 2009.

¿El final del modelo europeo?

Europa fue durante mucho tiempo ejemplar en materia de respeto de la libertad de prensa, pero este año, varios países europeos retroceden de manera muy clara. Aunque los trece primeros puestos siguen ocupados por países europeos, otros tales como Francia (43º), Eslovaquia (44º) o Italia (49º), siguen su descenso, perdiendo respectivamente ocho, treinta y siete, y cinco puestos. Los están distanciando jóvenes democracias africanas (Mali, Sudáfrica, Ghana) o latinoamericanas (Uruguay, Trinidad y Tobago). Periodistas aún se ven amenazados físicamente, en Italia, en España (44º), pero también en los Balcanes, entre otros en Croacia (78º) donde, el 23 octubre 2008, el propietario y el director marketing del semanal Nacional fueron asesinados en un atentado con bomba. Pero la principal amenaza, más grave a largo plazo, viene de las nuevas legislaciones en vigor. Muchas leyes promulgadas desde el mes de septiembre de 2008 cuestionan el trabajo de los periodistas. En Eslovaquia (44º), permitió introducir la peligrosa noción de derecho automático de réplica y aumenta fuertemente la influencia del ministro de Cultura en las publicaciones.

Israel: operación capa de plomo para la prensa

La operación militar "Plomo fundido" llevada por Israel contra la Franja de Gaza también tuvo repercusiones en la prensa. Israel pierde cuarenta y siete puestos y llega a ser 93º de la clasificación. Esta caída libre le hace perder a Israel su estatuto de primer país de Oriente Medio, quedándose detrás de Kuwait (60º) y de los Emiratos Árabes Unidos (86º). En su territorio, Israel empieza a aplicar los mismos métodos que en el exterior. Así pues, Reporteros sin Fronteras ha podido contar cinco arrestos, a veces fuera de cualquier marco legal, y tres encarcelamientos de periodistas. La censura militar aplicada a todos los medios de comunicación también deja rondar una amenaza sobre la profesión. Fuera de su territorio, Israel alcanza el puesto 150. El balance de la guerra es muy pesado : unos 20 periodistas fueron heridos en la Franja de Gaza por las fuerzas armadas israelíes y tres fallecieron mientras cubrían el conflicto.

Irán a las puertas del trío infernal

Los periodistas sufrieron más que nunca este año en el Irán de Mahmud Ahmadineyad. La reelección discutida del Presidente sumió el país en una auténtica crisis e instauró una paranoia respecto a los periodistas y blogueros. Censura previa y automática, vigilancia de los periodistas por el Estado, malos tratos, periodistas obligados a huir del país, arrestos ilegales y encarcelamientos, éste es el panorama de la libertad de prensa este año en Irán.

Ya cerca del final de la clasificación durante los años anteriores, Irán ha llegado a las puertas del trío infernal, todavía compuesto por Turkmemistán (173º), Corea del Norte (174º) y Eritrea (175º), donde silenciaron tanto a la prensa que actualmente no existe.

El "efecto Obama" coloca a Estados Unidos entre los 20 primeros países

En un año, Estados Unidos ha remontado 16 puestos, pasando del 36º a ser el 20º. La llegada del nuevo presidente Barack Obama y su actitud menos belicosa que la de su predecesor respecto a la prensa tiene mucho que ver en ello.

Pero este fuerte ascenso sólo concierne el estado de la libertad de prensa en el territorio americano. Aunque Barack Obama obtuvo el Premio Nobel de la Paz, su país sigue participando en dos guerras. A pesar de una ligera mejora de la situación, la actitud de Estados Unidos respecto a los medios de comunicación en Irak y en Afganistán es preocupante. Varios periodistas fueron heridos o detenidos por el ejército estadounidense. Uno de ellos, Ibrahim Jassam, sigue detenido en Irak.

Versión para imprimir de este documento ImprimirEnviar la referencia de este documento por email enviar françaisEnglish

CLASIFICACIÓN MUNDIAL

ENEMIGOS DE INTERNET

FICHA DE PAÍS


LA CLASIFICACIóN

PaísNota
1 Dinamarca 0,00
- Finlandia 0,00
- Irlanda 0,00
- Noruega 0,00
- Suecia 0,00
6 Estonia 0,50
7 Países Bajos 1,00
- Suiza 1,00
9 Islandia 2,00
10 Lituania 2,25
11 Bélgica 2,50
- Malta 2,50
13 Austria 3,00
- Letonia 3,00
- Nueva Zelanda 3,00
16 Australia 3,13
17 Japón 3,25
18 Alemania 3,50
19 Canadá 3,70
20 Estados Unidos (territorio estadounidense) 4,00
- Luxemburgo 4,00
- Reino Unido 4,00
23 Jamaica 4,75
24 República Checa 5,00
25 Chipre 5,50
- Hungría 5,50
27 Ghana 6,00
28 Trinidad y Tobago 7,00
29 Uruguay 7,63
30 Costa Rica 8,00
- Malí 8,00
- Portugal 8,00
33 África del Sur 8,50
34 Macedonia 8,75
35 Grecia 9,00
- Namibia 9,00
37 Polonia 9,50
- Slovenia 9,50
39 Bosnia-Herzegovina 10,50
- Chile 10,50
- Guyana 10,50
42 Surinam 10,60
43 Francia 10,67
44 Cabo Verde 11,00
- Eslovaquia 11,00
- España 11,00
47 Argentina 11,33
48 Hong Kong 11,75
49 Italia 12,14
50 Rumania 12,50
51 Chipre Norte 14,00
- Maldivas 14,00
- Mauricio 14,00
54 Paraguay 14,33
55 Panama 14,50
56 Papua Nueva Guinea 14,70
57 Burkina Faso 15,00
- Haití 15,00
59 Taiwan 15,08
60 Kuwait 15,25
61 Líbano 15,42
62 Botsuana 15,50
- Liberia 15,50
- Malaui 15,50
- Serbia 15,50
- Tanzania 15,50
- Togo 15,50
68 Bulgaria 15,61
69 Corea del Sur 15,67
70 Bután 15,75
71 Brasil 15,88
72 Benin 16,00
- Seychelles 16,00
- Timor-Leste 16,00
75 Kosovo 16,58
76 Nicaragua 16,75
77 Montenegro 17,00
78 Croacia 17,17
79 El Salvador 17,25
80 República Centro africana 17,75
81 Georgia 18,83
82 Comoras 19,00
- Mozambique 19,00
84 Ecuador 20,00
85 Perú 20,88
86 Emiratos Árabes Unidos 21,50
- Uganda 21,50
88 Albania 21,75
89 Senegal 22,00
- Ucrania 22,00
91 Mongolia 23,33
92 Guinea-Bissau 23,50
93 Israel (territorio israelí) 23,75
94 Qatar 24,00
95 Bolivia 24,17
96 Kenia 25,00
97 Zambia 26,75
98 República Dominicana 26,83
99 Lesotho 27,50
100 Guinea 28,50
- Indonesia 28,50
- Mauritania 28,50
103 Burundi 29,00
- Costa de Marfil 29,00
105 India 29,33
106 Guatemala 29,50
- Omán 29,50
108 Estados Unidos (fuera del territorio) 30,00
109 Camerún 30,50
110 Djibouti 31,00
111 Armenia 31,13
112 Jordania 31,88
113 Tayikistán 32,00
114 Moldavia 33,75
115 Sierra Leone 34,00
116 Congo 34,25
117 Camboya 35,17
118 Nepal 35,63
119 Angola 36,50
- Bahrein 36,50
121 Bangladesh 37,33
122 Filipinas 38,25
- Turquía 38,25
124 Venezuela 39,50
125 Kirguizistán 40,00
126 Colombia 40,13
127 Marruecos 41,00
128 Honduras 42,00
129 Gabón 43,50
130 Tailandia 44,00
131 Malaisia 44,25
132 Chad 44,50
133 Singapur 45,00
134 Madagascar 45,83
135 Nigeria 46,00
136 Zimbabue 46,50
137 Gambia 48,25
- México 48,25
139 Níger 48,50
140 Ethiopía 49,00
141 Argelia 49,56
142 Kazajistán 49,67
143 Egipto 51,38
144 Suazilandia 52,50
145 Irak 53,30
146 Azerbaiyán 53,50
- República Democrática del Congo 53,50
148 Sudán 54,00
149 Afganistán 54,25
150 Israel (fuera del territorio israelí) 55,50
151 Bielorrusia 59,50
152 Islas Fiyi 60,00
153 Rusia 60,88
154 Túnez 61,50
155 Brunei 63,50
156 Libia 64,50
157 Ruanda 64,67
158 Guinea Ecuatorial 65,50
159 Pakistán 65,67
160 Uzbekistán 67,67
161 Territorios palestinos 69,83
162 Sri Lanka 75,00
163 Arabia Saudí 76,50
164 Somalia 77,50
165 Siria 78,00
166 Vietnam 81,67
167 Yemen 83,38
168 China 84,50
169 Laos 92,00
170 Cuba 94,00
171 Birmania 102,67
172 Irán 104,14
173 Turkmenistán 107,00
174 Corea del Norte 112,50
175 Eritrea 115,50
close
Presentación | Contáctenos | CGU